Huella ecológica: ¿qué es y cómo podemos reducirla?

La huella ecológica mundial en 2016 era de 2,7 para una biocapacidad de 1,6. Según Global Footprint Network, la institución que hizo el cálculo, esto indica que se necesitaron 1,7 planetas para cubrir las necesidades de los humanos en ese año. Solamente la de Estados Unidos llegó a 8,1 en el mismo período. En 2021, dicho marcador para España fue de 4 para una biocapacidad de 1,2.

¿Quieres entender mejor qué es esto de la huella ecológica y por qué es tan importante para nuestro futuro como humanidad tratar de reducirla? Te invitamos a leer este artículo, donde te lo explicamos brevemente.

¿Qué es la huella ecológica?

La huella ecológica, también denominada huella medioambiental, es un indicador que permite medir el impacto que los seres humanos ejercemos sobre el planeta. En otras palabras, se define como la superficie ecológica productiva requerida, para producir los recursos que consume una persona promedio de una comunidad determinada. Y, a su vez, la superficie necesaria para la recolección de los residuos que genera, sin importar la ubicación de dichas superficies. Es usado como un indicador de escala internacional para conocer el efecto que generan nuestros hábitos en el entorno.

En sí, el concepto del cálculo de la huella ecológica proviene de los aspectos que describiremos a continuación:

  • Para producir bienes y servicios de cualquier tipo, se requiere de un flujo tanto de materiales, como de energía que provengan de sistemas ecológicos.
  • Después de que los bienes y servicios ya se encuentren elaborados hasta que culmine su ciclo de vida útil, se requiere disponer de sistemas ecológicos que absorban los residuos que se generen tanto en el proceso de producción, como en el uso de los productos finales.
  • Por otra parte, la elaboración de bienes y servicios, al igual que la materia final, necesitan un espacio físico que está ocupado con infraestructuras, equipamientos y viviendas. De la misma forma, estos elementos disminuyen el terreno de los sistemas ecológicos. Además, no hablamos solo del sitio donde se ubica la maquinaria o la edificación. También debemos considerar el radio de influencia con el que cuentan y que puede variar según el tipo de actividad.

¿Cómo puedes medir tu huella ecológica?

Para medir tu huella ecológica, debes tener en consideración dos puntos importantes:

  1. La biocapacidad del planeta, que no es otra cosa que la capacidad que ofrece el planeta para producir recursos.
  2. La actividad humana o, en otras palabras, los recursos que consumes y los desechos.

Entonces, puedes calcular la magnitud de tu huella ecológica restando los recursos que consumes, de los recursos generados por el planeta durante un año. Esta huella medioambiental es expresada en hectáreas globales (hag). Aplicada de forma genérica, esta fórmula reveló que, en promedio, un ciudadano europeo requiere de aproximadamente 4,5 hectáreas. Por su parte, un norteamericano necesita de 6,6 hectáreas y un habitante de África 2,7 hectáreas.

Advertisement

Evidentemente, estas cifras a escala mundial indican que la capacidad del planeta no es suficiente para cubrir las necesidades básicas de todos sus habitantes. Dicho de otro modo, consumimos más recursos y producimos muchos más residuos que la biocapacidad del planeta para asimilarlos. En fin, estamos forzando los límites de la resiliencia de la naturaleza a escala mundial.

Visto de esta manera, la finalidad de medir tu huella ecológica es identificar las acciones que puedan estar comprometiendo al planeta. De esta forma, podemos encontrar diversas soluciones para reducir el impacto ambiental y así continuar con las labores de cuidado del medio ambiente. A los efectos, en la búsqueda de mayor exactitud para este cómputo puedes recurrir a las calculadoras de huella ecológica de instituciones como Global Footprint Network o la Fundación Vida Sostenible.

Recomendaciones para reducir tu huella ecológica

Ahora bien, uno de los consejos más efectivos a seguir para disminuir tu huella ecológica, es aplicar la regla de las 3R ecológicas. Es decir, reducir, reutilizar y reciclar.

Reducir

En esencia, el propósito de esta primera regla es disminuir el gasto, tanto de los bienes de consumo, como de las materias primas. En consecuencia, esta reducción disminuye las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y controla el consumo de energía.

Reutilizar

Por otro lado, la segunda regla tiene como objetivo prolongar la vida útil del producto, antes de que este sea desechado. Así que, para llevar a cabo este paso, asegúrate de saber qué otros usos le puedes dar a los productos que tengas en tu hogar.

Reciclar

Por último, el reciclaje consiste en tratar los residuos restantes, para crear nuevos productos. Un ejemplo de ello puede ser reciclar el aceite de cocina ya usado para crear biocombustibles. Descartar este residuo por el lavavajillas, puede llegar a ocasionar obstrucciones en tuberías y alcantarillados. Adicionalmente, produce efectos negativos en el proceso de regeneración de los ríos, la fauna y la flora. Como dato importante, tan solo un litro de aceite de cocina, es capaz de contaminar hasta mil litros de agua.

Plantar árboles y otras recomendaciones para reducir la huella ecológica

Ciertamente, la reforestación no puede contrarrestar los efectos de las emisiones del dióxido de carbono por sí sola. Aun así, sigue siendo una herramienta indispensable para agradecer al planeta por todo lo que nos ha ofrecido. De hecho, contribuye a reducir la huella de carbono y de otros gases de efecto invernadero. Por si fuera poco, es una de las formas más económicas de contribuir con el cuidado de nuestro planeta.

Más aún, existen otras recomendaciones que puedes aplicar en el hogar e incluso en tu cocina, para así continuar disminuyendo tu huella ecológica:

  1. Asegúrate de mantener limpio tu frigorífico. Evita dejar bolsas o productos que puedan obstruir la ventilación, para prevenir que la unidad gaste más energía.
  2. Reduce el consumo de carne. Al hacerlo, generas un impacto positivo al planeta ya que, los recursos naturales dirigidos a los mecanismos de pesca y a la crianza de ganado generan un efecto negativo en el ambiente.
  3. Consume alimentos locales. Siempre que puedas, incorpora productos de la región en tus compras. De tal manera, estarás contribuyendo con la disminución del dióxido de carbono y al mismo tiempo, incentivarás el crecimiento de la economía regional y nacional.
  4. Utiliza contenedores y bolsas reutilizables. Al ser aplicada esta medida, evitas el riesgo de contaminación por plástico.

Reduce el consumo de energía

  • Apaga las luces en caso de que no las estés utilizando. Con ello, contribuyes con la reducción del calentamiento global y al mismo tiempo, generas un ahorro importante en tu factura de electricidad.
  • Disminuye el uso de la secadora. En su defecto, utiliza la fuente natural de calor que te brinda el sol.
  • Desconecta los cargadores cuando ya no les des uso. Esto te evitará un consumo innecesario de energía.
  • Utiliza menos tu vehículo y reemplázalo por el uso de bicicletas o caminatas. Aparte de llevar un estilo de vida saludable, evitarás la contaminación sin medida, reduciendo el dióxido de carbono.

Seamos más responsables con el planeta

Debemos recordar que, como individuos, la huella ecológica de cada uno de nosotros implica un impacto importante sobre el medioambiente. Por lo cual, tenemos la responsabilidad de proteger los recursos naturales del planeta, al mismo tiempo que cuidamos el bienestar de nuestro entorno. Solo así podemos garantizar la preservación de los ecosistemas y sus especies. A medida que sigamos generando impactos positivos en el planeta, mayores serán los beneficios, además de asegurar un futuro completamente sostenible. Recuerda: ¡No tenemos un “planeta B”!

La importancia de los recursos naturales para un desarrollo sostenible

Los recursos naturales son los elementos que provienen del medio ambiente y que son esenciales para la vida humana y el funcionamiento de las sociedades. Estos recursos se dividen en diferentes tipos, como los recursos renovables, como la luz solar y el aire, que se pueden regenerar naturalmente a...

Contaminación del suelo: desafíos y soluciones para un planeta más saludable

La contaminación del suelo es uno de los problemas ambientales más acuciantes de nuestro tiempo. A medida que la actividad humana se intensifica, los suelos se ven expuestos a una variedad de contaminantes que pueden tener efectos devastadores en la salud humana, la biodiversidad y los ecosistemas...

Consecuencias de la desertificación sobre el medio ambiente

La desertificación es un fenómeno ambiental que afecta a muchas partes del mundo, con consecuencias devastadoras para el medio ambiente y las comunidades locales. Este proceso, caracterizado por la degradación del suelo y la pérdida de vegetación, tiene diversas causas, incluyendo la...

¿Qué son y cómo se clasifican los residuos peligrosos?

Los residuos peligrosos, una categoría de desechos que representan riesgos para la salud humana y el medio ambiente debido a sus características corrosivas, tóxicas, inflamables o reactivas, constituyen un desafío significativo en la gestión de residuos. Provenientes de diversas fuentes, como...

Ropa sintética y medio ambiente: alternativas para un vestuario sostenible

La producción masiva de ropa sintética ha tenido un impacto significativo en el medio ambiente. Las fibras sintéticas, como el poliéster y el nylon, están hechas de productos químicos derivados del petróleo, lo que conlleva la emisión de gases de efecto invernadero y la contaminación del agua...

¿Qué son y cómo se clasifican los residuos textiles?

Los residuos textiles representan una parte significativa de los desechos sólidos urbanos en todo el mundo, y su gestión adecuada es fundamental para abordar los desafíos ambientales y sociales asociados. Estos materiales desechados comprenden una variedad de productos textiles, incluyendo prendas...

¿Qué es y qué implica el consumo sostenible en la moda?

El consumo sostenible en la moda va más allá de simplemente comprar ropa; implica un enfoque consciente y reflexivo hacia las decisiones de compra, considerando el impacto social y ambiental de cada prenda desde su concepción hasta su descarte. Se trata de adoptar un estilo de vida responsable,...

Claves para mejorar la eficiencia empresarial

Mejorar la eficiencia empresarial comienza con un análisis exhaustivo de los procesos internos de la organización. Este análisis implica identificar áreas donde se producen cuellos de botella, redundancias o pérdidas de tiempo y recursos. Al comprender cómo funcionan los procesos actuales y dónde...

¿Qué es la bioarquitectura y en qué se basa?

La bioarquitectura, también conocida como arquitectura bioclimática o arquitectura verde, es un enfoque de diseño y construcción que busca integrar los principios de sostenibilidad y respeto al medio ambiente en el desarrollo de edificaciones. Desde sus fundamentos hasta su aplicación práctica,...

La importancia de los productos locales para favorecer la sostenibilidad

Los productos locales desempeñan un papel fundamental en la promoción de la economía local, ya que fomentan la creación de empleo y el crecimiento económico en las comunidades cercanas. Al comprarlos, se apoya a los agricultores, productores y pequeñas empresas locales, fortaleciendo así el tejido...