Economía circular: ¿qué es y por qué es tan importante?

La economía circular apenas representa el 9,1% de la economía global del presente. Aunque, sin ninguna duda, su crecimiento será imparable, porque permitirá aprovechar novedosas oportunidades de negocio para las empresas a medio y largo plazo. Al respecto, la Comisión Europea estima que, con la transformación hacia un modelo económico circular, el incremento de negocio de las compañías del bloque alcanzaría un 8% anual. En el mismo momento, calcula un ahorro neto de 600.000 millones de euros cada año para las mismas.

Por otro lado, debemos tener en cuenta las consecuencias positivas para el medioambiente y la sostenibilidad. Mejor aún, la implementación de prácticas circulares en la economía global disminuiría entre un 80 y un 99% los desechos industriales en determinados sectores productivos. Tal previsión procede de un informe de ONU Medio Ambiente, que también pronostica la reducción entre un 79 y un 99% de las emisiones de dichos segmentos.

¿Te gustaría conocer más sobre este interesante y conveniente concepto? ¡Sigue leyendo este artículo!

¿En qué consiste la economía circular?

La economía circular es un plan de producción y consumo que conlleva compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar tanto productos, como materiales existentes, siempre que sea posible, para crear un valor añadido, con el propósito, de extender la vida útil de los productos.

En términos prácticos, esto supone bajar los niveles residuales al mínimo. Cuando un producto alcanza el final de su ciclo, los materiales del mismo se conservan dentro de la economía, en caso de que sea posible. Estos materiales pueden ser utilizados de forma productiva repetidas veces, con el objetivo de crear el valor añadido ya señalado. Muestra una gran diferencia con respecto al modelo económico lineal tradicional, que se basa en el concepto de “utilizar y tirar”. Evidentemente, este necesita una gran proporción de energía y materiales económicos de fácil acceso.

¿Cómo se nutre el concepto de economía circular?

En realidad, son varias las teorías y prácticas de producción que han dado forma al concepto de economía circular. El término se empleó por primera vez en la literatura occidental hacia 1980, pero ya en la década anterior algunas empresas aplicaban estrategias relacionadas. En efecto, en un informe para la Comisión Europea, titulado El potencial de sustitución de la mano de obra por energía, el arquitecto y economista Walter Stahel sugería en 1976 la visión de una economía en bucles o circular. Incluso planteaba cómo impactaría en la creación de empleo, la competitividad y el ahorro de recursos.

Advertisement

En 1995, el químico alemán Michael Braungart, y el arquitecto estadounidense Bill McDonough fundaron McDonough Braungart Design Chemistry. Esta organización asesora a las empresas en la implementación de un protocolo de diseño sostenible innovador. Hablamos del Cradle to Cradle (de la cuna a la cuna), un concepto de diseño que relaciona los procesos industriales y comerciales con los del metabolismo biológico. En este último, los desechos pasan a ser nutrientes recuperables y reutilizables. Empresas como Ford y Nike son algunos de sus clientes. No conformes con crear el concepto y una certificación asociada a su aplicación, los mencionados socios publicaron en 2002 el libro De la cuna a la cuna: Rediseñando la forma en que hacemos las cosas.

Economía azul, economía de rendimiento, capitalismo natural, diseño regenerativo y ecología industrial, son otras tendencias y filosofías asociadas con la economía circular.

¿Por qué deberíamos optar por una economía circular?

Una de las razones para progresar en dirección a una economía circular es el incremento de la demanda de materias primas; así como también lo es la escasez de recursos. De hecho, algunas de las materias primas que juegan un papel crucial en esta área son finitos. Y ya que la población mundial sigue creciendo diariamente, de igual forma, la demanda también se incrementa.

Otro de los motivos, es la dependencia con ciertos países. Actualmente algunos Estados de la Unión Europea dependen de otros países para obtener materias primas. Por último, también nos encontramos con el impacto climático. Esto se debe a que tanto el uso de materias primas, como la extracción de las mismas, ocasionan varios efectos negativos en el medioambiente. Adicionalmente, incrementa tanto el consumo energético, como las emisiones de dióxido de carbono. Sin embargo, al usar las mismas de forma más inteligente, existirá la capacidad de reducir esas emisiones.

Beneficios de una economía circular

Llevar a cabo algunas medidas, como la reducción de residuos, el diseño ecológico y la reutilización, disminuye considerablemente los costes que generan las empresas. En paralelo, también será factible rebajar el total anual de las emisiones de los gases de efecto invernadero. A día de hoy, la producción de estos materiales que usamos a diario representa aproximadamente el 45% de las emisiones de dióxido de carbono. Además, una economía circular puede llegar a producir importantes beneficios como atenuar la presión que se ejerce sobre el medioambiente. Asimismo, es posible optimizar la seguridad de suministro de las materias primas y la estimulación en áreas de innovación, competitividad, empleo y crecimiento económico. Se estima que para el año 2030, solo en la Unión Europea, se generarían aproximadamente unos 700 mil puestos de empleo gracias a la aplicación de este concepto.

Cabe mencionar que, de igual forma, este modelo puede brindarles a los consumidores mayor innovación y durabilidad. Aparte de proporcionar un ahorro monetario y una mayor calidad de vida.

¿Cómo funciona?

La economía circular está enfocada en el uso, en lugar del consumo. Esta es la razón por la que los elementos, al pasar por cada uno de los ciclos en los que se apoya este modelo, pueden usarse, recuperarse o incluso restaurarse en un sistema mejor optimizado que el de las economías industriales tradicionales. Las bases por la que se rige este modelo son las siguientes:

  • La preservación del capital natural.
  • La optimización del uso de los recursos que se dispongan, recordando siempre que un simple residuo puede ser convertido en un recurso importante.
  • Aquellos productos que no cumplan con las necesidades básicas o principales de los consumidores pueden introducirse nuevamente en el circuito económico.
  • La reutilización es vital para recuperar gran parte de los residuos. Por ello, es conveniente incentivar el reciclaje de los materiales que son encontrados en residuos.
  • La reparación de los productos dañados o deteriorados pueden evitar el inicio de un nuevo ciclo de producción lineal, que termine acabando en un residuo.
  • La energía que se use en la producción de bienes y servicios debe proceder de algunas de las fuentes renovables. Es decir, fotovoltaica, eólica, hidroeléctrica, etc.

Otros conceptos asociados al funcionamiento de la circularidad

  • Eco-concepción: en este modelo se tienen en consideración los impactos ambientales que puede generar un producto durante su ciclo de vida. Estos son integrados desde la concepción para crear soluciones más respetuosas y amigables con el ambiente.
  • Ecología industrial y territorial: la economía industrial se decide por establecer un modo de organización industrial, ubicado dentro de un mismo territorio. De tal modo, es mucho más rápido y fácil tramitar de mejor manera los flujos de materiales, servicios y energía. En el mismo momento, ayuda a reducir las emisiones de GEI producto del transporte de estos elementos.
  • La economía de la “funcionalidad”: básicamente, este es un concepto que privilegia y beneficia el uso frente a la posesión o la venta de un servicio frente a un bien.
  • Y la valorización aprovecha de forma energética los residuos que no tienen posibilidad de ser reciclados.

¿Estás preparado/a para aplicar la economía circular en tu hogar?

Tú puedes implementar la economía circular en tu vida cotidiana y contribuir notablemente a lograr un mundo más sostenible. Sólo tienes que realizar seis acciones sencillas:

  • Planifica tus compras. Haz una lista de lo que necesitas antes de ir al supermercado. Esto te ayudará a evitar la compra de productos con envases difíciles de reciclar, como los de plástico blando.
  • Clasifica los desperdicios en función del reciclaje y colócalos en el contenedor correspondiente.
  • Aplica el consumo responsable y de proximidad. Revisa en la etiqueta de los productos dónde lo elaboran y qué tan sostenible es su proceso.
  • Repara. En la medida de lo posible, repara prendas de vestir, calzados, muebles y equipos electrodomésticos de bajo consumo.
  • Practica un consumo más eficiente de la electricidad y el agua. Es un hábito que, además de ahorrarte dinero, contribuirá con la conservación del medio ambiente y la disminución de emisiones.
  • Pásate al autoconsumo. Estudia la posibilidad de incorporar a tu casa una instalación de autoconsumo fotovoltaico o habla con tus vecinos si vives en una comunidad de propietarios. Con el autoconsumo dependerás menos de la red eléctrica convencional y de la generación de electricidad con combustibles fósiles.

¡A través de la economía circular puedes tener un hogar más sostenible!

Cómo afecta al medio ambiente la extracción de minerales

La extracción de minerales es una actividad crucial para abastecer las demandas de la industria moderna. Desde los metales utilizados en la construcción hasta los minerales necesarios para la fabricación de tecnología, su extracción es esencial para nuestro estilo de vida actual. Sin embargo, esta...

Qué es un coche de hidrógeno, cómo funciona y qué ventajas tiene

En un mundo cada vez más preocupado por la sostenibilidad y el medio ambiente, el coche de hidrógeno emerge como una prometedora alternativa a los vehículos convencionales. En este artículo, exploraremos qué es, cómo funciona y las ventajas que ofrece en comparación con los automóviles...

La importancia de los recursos naturales para un desarrollo sostenible

Los recursos naturales son los elementos que provienen del medio ambiente y que son esenciales para la vida humana y el funcionamiento de las sociedades. Estos recursos se dividen en diferentes tipos, como los recursos renovables, como la luz solar y el aire, que se pueden regenerar naturalmente a...

Contaminación del suelo: desafíos y soluciones para un planeta más saludable

La contaminación del suelo es uno de los problemas ambientales más acuciantes de nuestro tiempo. A medida que la actividad humana se intensifica, los suelos se ven expuestos a una variedad de contaminantes que pueden tener efectos devastadores en la salud humana, la biodiversidad y los ecosistemas...

Consecuencias de la desertificación sobre el medio ambiente

La desertificación es un fenómeno ambiental que afecta a muchas partes del mundo, con consecuencias devastadoras para el medio ambiente y las comunidades locales. Este proceso, caracterizado por la degradación del suelo y la pérdida de vegetación, tiene diversas causas, incluyendo la...

¿Qué son y cómo se clasifican los residuos peligrosos?

Los residuos peligrosos, una categoría de desechos que representan riesgos para la salud humana y el medio ambiente debido a sus características corrosivas, tóxicas, inflamables o reactivas, constituyen un desafío significativo en la gestión de residuos. Provenientes de diversas fuentes, como...

Ropa sintética y medio ambiente: alternativas para un vestuario sostenible

La producción masiva de ropa sintética ha tenido un impacto significativo en el medio ambiente. Las fibras sintéticas, como el poliéster y el nylon, están hechas de productos químicos derivados del petróleo, lo que conlleva la emisión de gases de efecto invernadero y la contaminación del agua...

¿Qué son y cómo se clasifican los residuos textiles?

Los residuos textiles representan una parte significativa de los desechos sólidos urbanos en todo el mundo, y su gestión adecuada es fundamental para abordar los desafíos ambientales y sociales asociados. Estos materiales desechados comprenden una variedad de productos textiles, incluyendo prendas...

¿Qué es y qué implica el consumo sostenible en la moda?

El consumo sostenible en la moda va más allá de simplemente comprar ropa; implica un enfoque consciente y reflexivo hacia las decisiones de compra, considerando el impacto social y ambiental de cada prenda desde su concepción hasta su descarte. Se trata de adoptar un estilo de vida responsable,...

Claves para mejorar la eficiencia empresarial

Mejorar la eficiencia empresarial comienza con un análisis exhaustivo de los procesos internos de la organización. Este análisis implica identificar áreas donde se producen cuellos de botella, redundancias o pérdidas de tiempo y recursos. Al comprender cómo funcionan los procesos actuales y dónde...