¿Son los vehículos eléctricos tan sostenibles como se cree?

Los vehículos eléctricos parecen ser una importante contribución del sector automovilístico para el cuidado del medio ambiente. Después de todo, el transporte emite casi una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en Europa, de acuerdo con la European Commission Climate Action.

Además, el aumento de la conciencia ciudadana respecto a los problemas ambientales, las ventajas inherentes a su diseño y los incentivos gubernamentales han aumentado el uso de estos vehículos en muchos países.

Sin embargo, ¿estos vehículos son tan ecológicos como dicen? En este artículo analizamos los aspectos positivos y negativos que aportan para la conservación ambiental.

¿Los vehículos eléctricos son verdaderamente ecológicos?

Indiscutiblemente, los coches eléctricos pueden producir menos contaminación que los de combustible tradicional. Pero la respuesta sobre su “verdadera ecología” es más compleja.

A pesar de no emitir gases contaminantes con su funcionamiento, el desarrollo de esta alternativa de transporte es bastante reciente. En consecuencia, todavía existen desafíos relacionados con el impacto ambiental de su cadena de producción y la obtención de energía.

Existen posiciones contradictorias respecto a cómo de verdes son los vehículos eléctricos respecto a los de combustible. Sobre todo, son favorables, pero sigue existiendo un impacto ambiental inherente a su fabricación y ciclo de vida. El nivel de este impacto varía principalmente por los métodos de fabricación y de recarga energética. Afortunadamente, los fabricantes se encuentran abordando activamente diferentes maneras de mejorar sus procesos.

Advertisement

Beneficios de los coches eléctricos

Los vehículos eléctricos tienen muchas ventajas, tanto para el ambiente como para el conductor. A pesar de que hay un margen de mejora que continúa desarrollándose, los beneficios son más que sólidos hoy en día.

Esta es una lista de las principales ventajas que ofrecen:

  • No emiten gases contaminantes al funcionar. Esto se traduce en ciudades más limpias, ya que no contaminan el aire de las calles.
  • Ahorro de carga. Es más barato recargar el coche eléctrico que llenar el tanque de gasolina.
  • Menos gastos en mantenimiento. Estos coches se averían bastante menos, dado que sus sistemas no implican el desgaste continuo de muchas piezas. Además, tampoco requieren adquirir continuamente sustancias y productos de reemplazo periódico; como filtros, lubricantes y similares.
  • Desplazamiento silencioso. Son menos ruidosos que los coches convencionales, por lo cual se reduce también parte de la contaminación acústica.
  • La conducción es cómoda. Y esto se debe a que no necesitan cambios constantes de marcha, por lo que conducir durante largas horas es más confortable.
  • Ventajas fiscales y legales. En muchas ciudades existen beneficios fiscales y jurídicos para los usuarios de vehículos eléctricos. Por ejemplo, impuestos de matriculación, impuestos de circulación, acceso a zonas con movilidad restringida y más.

Retos de esta industria

Ahora, hablemos respecto a los desafíos que debe enfrentar el sector de los vehículos eléctricos. Destacan aquellos relacionados con su fabricación y el método de obtención de la energía necesaria para su uso.

A continuación, profundizamos un poco sobre ello:

Fabricación de las baterías

Aunque el uso de los coches enchufables se asocia con prácticas más “verdes”, su fabricación todavía no lo es. De hecho, algunos expertos consideran que su manufactura genera un 30-40% más emisiones que los coches tradicionales.

Esto se debe principalmente a las baterías de litio, cuya fabricación tiene un impacto ambiental mayor que hacer motores tradicionales. Por supuesto, este impacto puede “mitigarse” con el uso del vehículo tras su adquisición, pero igualmente reduce su potencial ecológico.

Para empezar, la fabricación de estas baterías implica el agotamiento de recursos minerales y el impacto ecológico asociado con explotarlos. Además, también está el tema de su eliminación. De hecho, el reciclado es muy poco eficiente, prácticamente todo se incinera. Por si fuera poco, si la eliminación no se hace correctamente, puede generar contaminación química con tóxicos.

La eficiencia de los procesos de fabricación de las baterías de litio incide directamente en el nivel de contaminación. Por ejemplo, se ha encontrado que compañías con prácticas americanas y europeas son considerablemente más eficientes que empresas chinas; e incluso existen empresas que exigen a sus proveedores el uso de energías renovables para la fabricación de las baterías.

En varios países, los procesos han mejorado poco a poco, al punto de que la huella de carbono se ha reducido hasta 3 veces en los últimos años.

Consumo energético

Cuando se habla de vehículos eléctricos, es común hablar de “0 emisiones”. Es cierto que estos coches no emiten gases a través de su tubo de escape, pero su huella de carbono no es “cero”. Si la energía eléctrica utilizada para cargar el coche viene de quemar combustibles fósiles, habrá emisiones de CO₂ y otros gases dañinos.

En otras palabras, el gas no sale del coche para contaminar directamente el aire de la ciudad. Sin embargo, la demanda de electricidad puede generar una mayor emisión de GEI a la atmósfera.

Por otro lado, el reemplazo de la electricidad como fuente de energía para el transporte plantea otro problema. Se trata de los picos de consumo masivos y el incremento de demanda de energía. Esto, a su vez, puede ralentizar la transición de fuentes no renovables a renovables.

Más que una respuesta definitiva, los vehículos eléctricos son parte del cambio necesario

Como se ha visto, los automóviles eléctricos no son perfectos. Con todo, no puede negarse que representan una verdadera alternativa ante los vehículos convencionales. Se estima que en el 95% de los casos, la opción eléctrica es menos contaminante que la tradicional.

Por supuesto, reemplazar todos los coches que existen por vehículos eléctricos no es suficiente para alcanzar la movilidad sostenible. Para conseguir una sostenibilidad real es imprescindible que ocurra una transformación social. Es decir, reducir el uso de vehículos privados al máximo para que predomine el transporte público, así como las bicicletas y otras alternativas más amigables con el ambiente.

Cómo afecta al medio ambiente la extracción de minerales

La extracción de minerales es una actividad crucial para abastecer las demandas de la industria moderna. Desde los metales utilizados en la construcción hasta los minerales necesarios para la fabricación de tecnología, su extracción es esencial para nuestro estilo de vida actual. Sin embargo, esta...

Qué es un coche de hidrógeno, cómo funciona y qué ventajas tiene

En un mundo cada vez más preocupado por la sostenibilidad y el medio ambiente, el coche de hidrógeno emerge como una prometedora alternativa a los vehículos convencionales. En este artículo, exploraremos qué es, cómo funciona y las ventajas que ofrece en comparación con los automóviles...

La importancia de los recursos naturales para un desarrollo sostenible

Los recursos naturales son los elementos que provienen del medio ambiente y que son esenciales para la vida humana y el funcionamiento de las sociedades. Estos recursos se dividen en diferentes tipos, como los recursos renovables, como la luz solar y el aire, que se pueden regenerar naturalmente a...

Contaminación del suelo: desafíos y soluciones para un planeta más saludable

La contaminación del suelo es uno de los problemas ambientales más acuciantes de nuestro tiempo. A medida que la actividad humana se intensifica, los suelos se ven expuestos a una variedad de contaminantes que pueden tener efectos devastadores en la salud humana, la biodiversidad y los ecosistemas...

Consecuencias de la desertificación sobre el medio ambiente

La desertificación es un fenómeno ambiental que afecta a muchas partes del mundo, con consecuencias devastadoras para el medio ambiente y las comunidades locales. Este proceso, caracterizado por la degradación del suelo y la pérdida de vegetación, tiene diversas causas, incluyendo la...

¿Qué son y cómo se clasifican los residuos peligrosos?

Los residuos peligrosos, una categoría de desechos que representan riesgos para la salud humana y el medio ambiente debido a sus características corrosivas, tóxicas, inflamables o reactivas, constituyen un desafío significativo en la gestión de residuos. Provenientes de diversas fuentes, como...

Ropa sintética y medio ambiente: alternativas para un vestuario sostenible

La producción masiva de ropa sintética ha tenido un impacto significativo en el medio ambiente. Las fibras sintéticas, como el poliéster y el nylon, están hechas de productos químicos derivados del petróleo, lo que conlleva la emisión de gases de efecto invernadero y la contaminación del agua...

¿Qué son y cómo se clasifican los residuos textiles?

Los residuos textiles representan una parte significativa de los desechos sólidos urbanos en todo el mundo, y su gestión adecuada es fundamental para abordar los desafíos ambientales y sociales asociados. Estos materiales desechados comprenden una variedad de productos textiles, incluyendo prendas...

¿Qué es y qué implica el consumo sostenible en la moda?

El consumo sostenible en la moda va más allá de simplemente comprar ropa; implica un enfoque consciente y reflexivo hacia las decisiones de compra, considerando el impacto social y ambiental de cada prenda desde su concepción hasta su descarte. Se trata de adoptar un estilo de vida responsable,...

Claves para mejorar la eficiencia empresarial

Mejorar la eficiencia empresarial comienza con un análisis exhaustivo de los procesos internos de la organización. Este análisis implica identificar áreas donde se producen cuellos de botella, redundancias o pérdidas de tiempo y recursos. Al comprender cómo funcionan los procesos actuales y dónde...